Los orígenes de una marca histórica

El Comienzo

El sello de la familia Mata se remonta a finales del siglo XIX. Por aquel entonces la familia Mata regentaba un comercio de ultramarinos en la calle Llana de Alcaudete. La primera incursión en el sector de los dulces tuvo lugar en el año 1.897 cuando Leandro Mata Carrillo inauguró un obrador de confitería con la ayuda de su esposa María Burgos Salazar. Iniciaron así una línea de trabajo que pervive hasta hoy y a la que se han sumado las conservas. Todo comenzó en el obrador. A la muerte en 1.910 de don Leandro uno de sus hijos, Carlos Mata Burgos, un joven que destacaba por su irrefrenable intuición empresarial tomó el mando con 17 años de edad. Dio un impulso tremendo al obrador familiar y tras unos años de duro trabajo y compartiendo la labor con su esposa Antonia Úbeda Luque, comenzó a comercializar a nivel nacional tanto mantecados como polvorones. Fue entonces cuando registró la marca “Mantecados Mata”. Su espíritu empresarial le llevo a introducirse en el mundo de las conservas vegetales, comenzando con la fabricación de melocotones de Alcaudete que obtuvieron el reconocimiento de los clientes, en los que ya calaba la firma Mata como una marca de calidad y prestigio.

 

Consolidación

Pero lejos de contentarse con ese triunfo, Carlos Mata Burgos, siguió investigando productos y en1.932 puso en marcha lo que hoy es el producto estrella en conservas de esta compañía, las “Habas Fritas”, que ostentan el honor de ser nada más y nada menos que el primer plato precocinado realizado en España de conservas vegetales. Fue un visionario y trabajador incansable hasta su fallecimiento en 1948, entonces el negocio pasó a denominarse “Viuda de Carlos Mata”, y sus hijos Carlos y Antonio, de 21 y 18 años respectivamente, se incorporaron al negocio familiar.

Expansión

Animado y dispuesto a continuar potenciando el negocio, Carlos pasó por las escuelas de los más reputados confiteros nacionales para aprender todos los entresijos del negocio y así en 1.949consiguió un gran éxito comercial al lanzar al mercado un dulce de Navidad que pronto se hizo popular con el nombre de “Hojaldrina”, que junto con las ‘Habas Fritas Baby de Mata’ son los dos productos estrella de la firma. El dulce de hojaldre elaborado con el zumo de naranjas frescas y un aroma a vino se ha convertido en un clásico e imprescindible que endulza las mesas navideñas de toda España.

En el apartado de conservas, las habas fritas son el producto estrella pero con el tiempo el tomate que comenzó a producirse en 1980 ha logrado posicionarse como otro de los productos de referencia. La clave ha sido elaborar una salsa a base de tomate y aceite de oliva (máximos componentes de la dieta mediterránea), por lo que mantiene todas sus propiedades de salud y gastronómicas. Producto totalmente natural, cualidades nutricionales únicas, sin espesantes, conservantes ni antioxidantes, con un increíble sabor a tomate-tomate, muy maduro y concentrado, con una aromatización ligera, y una textura impecable al paladar, que reafirma su calidad sensorial, organoléptica y gastronómica, y que refleja el buen hacer de esta marca centenaria. Todos estos detalles son conocidos por los clientes, por eso es un producto que además de su extrema calidad ha logrado una gran fidelidad de sus clientes. Es el único tomate natural en el mercado sin antioxidantes, espesantes, colorantes o conservantes. En 1.973 la empresa se convirtió en Sociedad Anónima y un año más tarde Antonia Úbeda Luque, cedió todos los derechos a sus hijos, quienes acordaron que Carlos continuara con la empresa como socio único. Representa la tercera generación de una empresa a la que se han sumado sus hijos, Carlos y Consuelo, y ahora también sus nietos. Cinco generaciones que mantienen íntegro el espíritu emprendedor de esta familia que en el último siglo ha conseguido convertirse en un referente con sus productos.

La calidad ha sido desde siempre la marca de la casa y así lo avalan los numerosos galardones que han obtenido en estos años: Oscar Nacional del la Pyme, VIII Trofeo Internacional a la Exportación recogido en Viena, Empresa Estrella por la Unión de Periodistas Españoles, y el reconocimiento “a una Trayectoria Ejemplar”, por la Sociedad de Estudios Andaluces, premio a la industria otorgado por la Cámara de Comercio de Jaén, Carlos Mata Úbeda fue designado ‘Jiennense del año’, por el Diario Jaén, “Mejores Habas Fritas del Mercado” reconocimiento especial por ser los propios chef y gourmets de Andalucía los que lo concedieron; la certificación de Calidad ISO 9001:200 por la firma BVQI una de las organizaciones que cuenta con mayor prestigio y experiencia mundial; la certificación de producto SGS ICS Ibérica que garantiza que tanto la calidad de materias primas utilizadas como el control en los procesos de fabricación van mas allá de los requisitos mínimos que impone la legislación vigente. Mata ha sido la primera empresa andaluza del sector de dulces de navidad en ser Calidad Certificada.

Estos reconocimientos animan a esta empresa familiar a seguir creciendo y produciendo conservas con la misma calidad. El tomate frito es el producto más joven pero también el que presenta una mayor proyección.

Actualidad

El tomate frito se ha convertido en un producto de referencia en las tiendas gourmets y en los mejores restaurantes. A la experiencia acumulada a lo largo de 4 generaciones se suman las innovaciones tecnológicas más recientes para conseguir que Productos Mata en general y el tomate frito en particular miren hacia un futuro prometedor que tiene por delante el reto de afrontar el relevo generacional de la que es ya la quinta sucesión. Cuando se habla de una industria familiar que ha cumplido 110 años de trabajo, éxitos y fracasos, durante cuatro generaciones de una misma familia; hay que destacar que este suceso es un extraordinario ejemplo de perseverancia, y entrega, en pro del prestigio y la fama de unos productos que han sido y siguen siendo lideres en el mercado nacional e internacional.

Actualmente Productos Mata tiene la totalidad de sus acciones en manos familiares. La sociedad gestionada por su presidente, Carlos Mata, y su hija, Consuelo Mata, en las labores de gerencia, ha apostado muy fuerte por rodearse de personal muy cualificado, teniendo en sus puestos de responsabilidad a verdaderos profesionales que viven día a día la filosofía de trabajo de esta firma que apuesta por seguir aportando a las cocinas de toda España productos de calidad, “calidad total”, como le gusta decir a su presidente.

Comentarios

Deja un comentario